La maleta es una de las cosas más importantes que nos llevamos al hacer un viaje. No solo tenemos que ver qué tipo de ropa nos llevamos para el destino elegido, sino de qué equipaje disponemos y ver que todo “nos entre” en la maleta.

La primera decisión: ¿Qué tipo de maleta debemos escoger? No es lo mismo un viaje de un fin de semana a la playa que quince días de trekking por las montañas. Hay que elegir bien la maleta en función del destino y de los días que vayamos a estar fuera. Por lo tanto hazte estas preguntas: ¿cuántos días voy a estar fuera? ¿Es destino de verano o invierno? ¿Maleta grande o llevo sólo equipaje de mano? Con las respuestas verás qué tipo de equipaje vas a necesitar.
Los destinos de verano necesitan un equipaje más ligero, mientras que destino de invierno requieren abrigos y jerseys que ocupan mucho espacio en la maleta (pero son necesarios).

3 puntos básicos antes de ponerse a hacer la maleta:

  1. Ropa cómoda, y que combine. Elige prendas que combinen entre ellas, que se use tanto de día como de noche.
  2. Lleva siempre las prendas de ropa que más te pones, no las que te gustaría ponerte.
  3. Piensa qué te hizo falta y qué no te hizo falta la anterior vez que viajaste.
Trucos de organización que optimiza espacio:
  • Enrolla las prendas de ropa: ocupan menos espacio y no se arrugan ¡Perfecto!
  • ¿Dónde colocar los zapatos? Mejor en el fondo de la maleta. Enrolla calcetines y ropa interior y colocarlos con bolsas de plástico en el interior.
  • ¿Qué hacemos con tanto cable? Multicargador. ¿Y si no tenemos? Guardar los cargadores y cables en fundas de gafas puede ser una buena opción para que no se enreden y perderlos.
  • Si tienes una maleta con muchos bolsillos prueba a meter el neceser en un bolsillo, la ropa interior en otro y dejar el compartimento central para ropa, zapatos… etc.
  • Para los hombres de negocios: darle la vuelta a la chaqueta al meterla en la maleta reduce las arrugas. La camisa y el pantalón deben ir en la parte superior de la maleta siempre. Opta por las camisas con tejidos “libres de arrugas”.
  • Si una prenda tiene un secado lento o necesita planchado obligatorio, déjala en el armario.
  • No metas en la maleta una muda y una prenda para cada día, puedes lavar ropa mientras estás de viaje.

Para los productos de aseo personal, lleva siempre un neceser pequeño, que quepa en tu equipaje de mano.

  • Utiliza botes pequeños, no lleves los botes que utilizas habitualmente.
  • Mete primero tus imprescindibles, como el cepillo de dientes, el peine o el desodorante. Después los “extras” como maquillaje, colonia o aftershave.
  • Si vas a ir a un hotel, prescinde de llevar champú o gel, suelen tener en las habitaciones.
  • Si vas a utilizar mucho algunos productos como cremas solares, suavizantes o champús, mejor cómpralos en el destino.
  • Lleva toallas de microfibra. Ocupan menos espacio y secan más rápido.