Aviso

¿¿Te quieres casar en playa…GRATIS?? Nosotros les ayudamos !! mándanos un correo a: cecilia.arreola@asertur.com / mrodriguez@asertur.com y cuéntanos tus anhelos!

Cuando se trata de conocer el mundo, no hay nada mejor que hacerlo sólo. Seguro que te haz soñado incontables veces en convertirte en un viajero del mundo.

¡Pierde el miedo! Viajar significa moverte de un lugar a otro y salir de tu área de confort, platica sobre experiencias con amigos, conocidos o familiares que ya lo hacen, incluso existen grupos en redes sociales donde te pueden ayudar a saber más del destino que quieres visitar.

Te conocerás a ti mismo… estar sólo te permite conocerte, determinar que quieres, que es lo que disfrutas y cuán capaz eres de salir adelante por ti mismo. Siempre se presentarán imprevistos que pondrán a prueba tus capacidades y una vez superados, te harán sentirte más seguro.

Infórmate sobre el lugar al que quieres viajar. Busca noticias, lee sobre su zona turística e informate de su cultura y costrumbres.

¡Eres libre!… no hay itinerarios, horarios, más que los que tú te impongas, así que aprovecha para ir a tu ritmo y disfrutar de todo lo que te interese o saltarte lo que no. Tomarás decisiones importantes, serás independiente y deberás aprender sin que nadie te diga cómo.

Elige un destino concurrido para la primera vez… Busca un destino que reciba muchos turistas, así esxistirá un mayor grado de vigilancia especial para que todos los viajeros se mantengan seguros.

Aprende a ser sociable, viajando tienes la oportunidad de expandir tus horizontes y conocer más gente, podrás entablar conversaciones con más facilidad, harás amigos con ideas, pensamientos y costumbres distintas a las tuyas. Te harás más abierto y tolerante con el entorno y otros.

Enfócate en disfrutar cada proceso del viaje, es cierto que no será fácil, pero te dejará muchas enseñanzas. Estas experiencias te pondrán muchas pruebas, pero cuando las superes, lo harás una y otra vez. Disfruta todo lo que ocurra durante el viaje.

¡Supera tus miedos! Siempre habrá incertidumbre, viajas a un lugar completamente nuevo para ti, con gente desconocida y no sabes que esperar. Pero después del primer viaje, te harás más valiente y seguro de ti mismo. Es más sencillo de lo que parece.

Una recomendación: Nunca llegues al anochecer; si es la primera vez en ese lugar, lo mejor es que llegues a tu destino de día, de lo contrario, será difícil localizar tu alojamiento. Será más seguro y te sentirás más tranquilo en cualquier ciudad donde te encuentres.

No estás sólo. Aunque no lo creas, a donde quiera que viajes, pocas veces estarás sólo, en una ciudad, pueblo, playa, siempre encontrarás quien te pueda ayudar y aconsejar para visitar nuevos lugares, encontrar una dirección o simplemente para platicar y hacer nuevas amistades.

¡Deja todo atrás! Nada como poner espacio entre tú y los problemas. Viajar nos permite alejarnos de la rutina y ver el día con otra perspectiva, podemos olvidarnos de las responsabilidades, el celular y los correos y concentrarnos en sólo vivir el momento, disfrutar, reflexionar y si es necesario, sanar para volver a tomar aire y retomar la vida después de un respiro.

Algunas veces nuestro cerebro necesita descansar para deshacerse de los viejos pensamientos y así deja entrar nuevas ideas.

No olvides en tener confianza en ti mismo, cualquier imprevisto que surja lo vas a resolver y saldrás adelante. Cumple tus sueños y viaja!